Get it on Google Play

Cronos Mar del Plata

Estreno del video de Krishna Black Eagle - Ain't Nothing filmado en Mar del Plata

El cantante y guitarrista, que vio la génesis de Led Zeppelin, grabó con varios esenciales de la música negra y dice que conecta con sus ancestros, cuenta por qué eligió vivir en la Argentina, donde grabó un disco.

Videos 23 de enero de 2023

"Mi padre nació en los Estados Unidos, mi madre en Dinamarca y yo nació (sic) en París, con el nombre Krishna". El hombre es alto, delgado, lleva un pañuelo atado que le cubre la cabeza y llega al encuentro todo de negro; negra su indumentaria, negra la funda de la guitarra, su piel y, a juzgar por cómo suenan, también su voz y su alma.  

 

 
"Crecí entre Nueva York, Francia y Copenhague", sigue, en plan de presentación, y cuenta de paso que su padre trabajaba para las Fuerzas Armadas estadounidenses en una base parisina. "Durante la guerra, había estado en Hawai, pero a su regreso, debido a los problemas raciales, se mudó a París, donde los negros eran tratados como gente normal", completa Krishna, que en algún momento cambió su apellido Yarbrough por Black Eagle, en plan de hacer explícita su ascendencia cherokee.

"Nací mucho tiempo atrás; unos trescientos años", bromea. Aún así, si uno toma en cuenta que, como cuenta, vio a Led Zeppelin en estado embrionario en una escuela de Copenhague -en 1968 y bajo en nombre The Yardbirds- y que vio a Jimi Hendrix en tres ocasiones, la cuenta da, como mínimo, 68.

"Era muy joven, y eso fue lo que me metió de lleno en la música, en la misma medida en que lo hizo el amor de mi padre por Ray Charles, que era la música de fondo en mi casa. Fue un momento muy mágico; no quise estudiar más, sólo dedicarme a la música", recuerda Krishna, que el miércoles 11 de abril presenta su álbum Cherokee Soul , hecho en Buenos Aires, en La Tangente, y que en un par de meses se va a Nueva York para tocar en el Central Park.

Armar la hoja de ruta del músico y cantante no es tarea sencilla. Aparece en algunas fotos tocando como parte de la banda de hard rock Sensory System, en Dinamarca, con un afro que impresiona; luego, la explosión de la música negra en los Estados Unidos -"Marvin Gaye, James Brown, The Commodores", nombra- le inspiró un cambio de rumbo en ese sentido. 

DSCN0008

Los '80 lo ubican grabando con los Ohio Players, con los músicos de y el propio George "Funkadelic" Clinton, con quien compartía manager y con Heatwave, banda que inmortalizó el hit Boogie Nights. "Su autor es Rod Temperton, que también compuso Thriller y otros temas para Michael Jackson", dice. También su nombre está en los créditos de Malaisha, un álbum editado por Miriam Makeeba en 1989, en el que también tocó un tal Kim Yarbrough, y hasta se dio el gusto de telonear a Elton John.

Y aunque por ahí aparecen varios videos de los "funky days" de The Yarbrough Brothers, Krishna en ningún momento habla de hermanos; sí en cambio cuenta que tiene un hijo, que es abuelo y que su mamá, de 88, sigue yendo y viniendo entre Copenhague y París. Y enseguida vuelve a los días en los que viajó al estado de Georgia en busca de la parte cherokee de sus raíces. 

DSCN0030

-¿Las encontraste?

-Sí; y les di un espacio en mi música.

-¿De qué modo se manifiestan?

-De diferentes maneras, aunque no lo tengo muy claro. En la atmósfera, en los ritmos, en las historias que cuento en mis canciones, en la invocación que hago en mis shows a mis ancestros, a mis hermanos y hermanas, con quienes conecto.

 Krishna Black Eagle. Un largo camino que pasó por París, Copenhague, Nueva York y Madrid, y que ahora hace escala permanente en Buenos Aires. (Foto: Ariel Grinberg)
-¿Funciona la conexión?

-Sí. 

-¿Usás algún facilitador para la conexión, como Jim Morrison?

-No, nunca lo hice. Lo que sucede es que en ese momento casi todos experimentaban con drogas. Pero yo nunca fui parte de eso.   

-¿El interés por tus raíces cherokees estuvo siempre?

-No. Llegó con los años. Mi padre estaba cansado de los Estados Unidos, por lo cual nunca le dio importancia. Pero cuando yo viajé encontré con gente de la misma raíz, y eso me dio un gran estímulo para explorar más.

DSCN0191
 
 
¿Por qué nunca te instalaste definitivamente en un lugar? Es difícil armar una carrera de esa manera. 

-Obviamente. Pero soy un artista; trato de crear másica. No me sumo a una tendencia ni a una moda. Cuando intenté hacerlo, me fue mal. A veces es difícil, pero sigo haciendo lo que quiero.

-¿Entre lo que querías estaba radicarte en la Argentina?

-No. Pero en 2009, mientras hacía mi álbum anterior, Phoenix Rising, sentía que en Europa la escena musical era cada vez más comercial y aburrida. Allí, no podía ser yo mismo, así que pensé en descubrir nuevos lugares.

-¿Conocías algo, la música, alguna mujer?

-Nada. En verdad, la primera mujer que conocí en Madrid era argentina. Pero mejor no hablemos de eso... Necesitaba un cambio. Escuché algo de la Argentina, en Madrid, y vine a chequearlo por mis ojos. Toqué en algunos bares, y vi que la gente recibía lo que haces con mucha pasión. Además, me resultaba más fácil relacionarme con la gente que en los propios Estados Unidos. Así que me dije que tenía que volver. Y volví. 


 DSCN0031
 
Lo que siguió fue hacer relaciones, conocer músicos y planear la grabación de Cherokee Soul, de cuya grabación, que arrancó en 2015 y demoró un par de años, participaron Fernando Samalea, Bolsa González, Yulie Ruth, Daniel Reinholz, Maxi Tym y Braun Marcelo. "Es una álbum muy personal", dice el músico, que además se define como un "performer" cuando se refiere a ese combo de folk. soul, algo de funk y una dosis de música de los indios americanos, en el que se voz toma el mando con autoridad.

-¿Cómo se te ocurrió incluir "Juntos a la par" en el disco?

-Cuando recién llegué a Buenos Aires, el mozo de un bar me preguntó si conocía algo de la música de acá, y puso a Pappo. El tema me gustó, y después, cuando entré a grabar, estaba con Yulie, que es quien escribió la canción, así que la hicimos. 


 
 
-¿Ya elegiste tu próximo destino?

-Acá estoy muy bien. Por ahora, no me voy a ir.

Te puede interesar