Get it on Google Play

Cronos Mar del Plata

LOS INTÉRPRETES DE MÚSICA RESULTAN MÁS ATRACTIVOS SEXUALMENTE

Tanto los hombres como las mujeres que se presentaban como intérpretes musicales resultaban automáticamente más atractivos sexualmente

Curiosidades Por: Guillermo Sammartino 20 de enero de 2023
450_1000

Un nuevo estudio experimental realizado en Austria ha descubierto que presentar a un hombre como intérprete de música aumenta significativamente su atractivo como cita y su atractivo para las mujeres. Del mismo modo, presentar a una mujer como intérprete musical aumentaba su atractivo como cita para los hombres. El estudio se ha publicado en Frontiers in Psychology.

Los científicos llevan mucho tiempo preguntándose por el origen y la función social de la música. Por un lado, la música es un fenómeno universal presente en todas las culturas del mundo. Por otro, el comportamiento musical no tiene un valor inmediato para la supervivencia y, por tanto, no está claro cómo evolucionó y se generalizó en las poblaciones humanas.

Un planteamiento teórico sugiere que el estudio del papel social de la música debería empezar por diferenciar entre musicalidad, «el conjunto de capacidades y proclividades que permiten a nuestra especie generar y disfrutar de la música en todas sus diversas formas», y música, «el producto de la musicalidad humana».

La evolución de la musicalidad puede explicarse posiblemente utilizando la hipótesis de la selección sexual de Darwin. Esta hipótesis afirma que ciertos rasgos pueden evolucionar y establecerse si proporcionan al individuo con esos rasgos un mayor éxito a la hora de conseguir pareja y crear así descendencia que heredará el rasgo ventajoso.

«Hay muchas teorías sobre los orígenes de la musicalidad humana, y de momento los investigadores no se ponen de acuerdo en una sola teoría, y a veces hay -para mi gusto- demasiada especulación de por medio», afirma la autora del estudio, Manuela M. Marin, psicóloga musical, investigadora y profesora afiliada a la Universidad de Viena. «Así que pensé que podría merecer la pena contribuir a este debate aportando datos empíricos».

Sin embargo, desarrollar experimentos para poner a prueba teorías sobre los orígenes de la musicalidad es una tarea ardua. En general, me interesa cómo influye la música en la percepción visual. Por lo tanto, pensé que podría ser una buena idea investigar cómo la musicalidad afecta a la percepción de las caras y al comportamiento de las citas en el contexto de la hipótesis de la selección sexual de Darwin.»

Ciertos rasgos pueden evolucionar y establecerse si proporcionan al individuo con esos rasgos un mayor éxito a la hora de conseguir pareja
«La elección de pareja y el comportamiento en el noviazgo vienen determinados por una amplia gama de factores. El rostro humano es una pista biológica y social importante en cualquier escenario de citas. La musicalidad puede ser otro indicio relevante porque los investigadores han propuesto que la musicalidad es una señal de inteligencia y de habilidades motoras mejoradas.»

«La música también se interpreta sobre todo en un contexto social, en el que suelen producirse las citas. En conjunto, la música y las citas parecían un tema prometedor para ser estudiado, sobre todo porque no había mucha gente trabajando en la comprobación de la teoría de Darwin en el momento en que me interesé.»

LA MÚSICA TE VUELVE SEXY
Para estudiar la hipótesis de que la musicalidad hace a un individuo más atractivo para posibles parejas sexuales, los investigadores realizaron un experimento con una muestra de 35 mujeres y 23 hombres heterosexuales. Los participantes eran en su mayoría estudiantes de psicología alemanes y austriacos.

Todos declararon ser solteros y se exigió a las mujeres participantes que no tomaran anticonceptivos hormonales, no estuvieran embarazadas y no dieran el pecho. Los dos grupos coincidían en edad, estado de ánimo, papel de la música en su vida, años de formación musical y gusto por la música de piano utilizada en el experimento.

Había dos condiciones en el experimento: la imprimación musical (experimental) y el silencio (control). En la condición silenciosa, se pidió a los participantes que valoraran el atractivo facial y la deseabilidad de citas de 37 rostros de atractivo medio presentados en orden aleatorio. Veinte de estos rostros eran «objetivos» del sexo opuesto, rostros en cuyas valoraciones estaban realmente interesados los investigadores. Las 17 caras restantes eran caras del mismo sexo utilizadas como distractores y no incluidas en los análisis.

En la condición de cebado musical, los participantes escucharon diferentes fragmentos musicales de diversas características, cada uno de 25 segundos de duración, emparejados aleatoriamente con las mismas 20 caras del sexo opuesto utilizadas en la condición de control. Cada uno de estos rostros se mostró a los participantes 4 veces emparejado con extractos musicales. Las caras objetivo se entremezclaron con 17 distractores del mismo sexo (que no se analizaron).

Se dijo a los participantes que el fragmento musical que escuchaban era interpretado por la persona cuyo rostro se les pedía que valoraran. El experimento se realizó por separado para hombres y mujeres: a los hombres se les mostraron caras «objetivo» de mujeres y a las mujeres se les mostraron caras de hombres como «objetivos».

Los resultados mostraron que las mujeres valoraban los rostros objetivo como sustancialmente más atractivos tras escuchar la música supuestamente interpretada por esas personas. Las puntuaciones de atractivo eran más altas independientemente de las cualidades de excitación o agrado de la música asociada al rostro (que supuestamente tocaba la persona objetivo). La diferencia en la deseabilidad de las citas era aún más pronunciada: después de decirles que las caras que se les mostraban pertenecían a las personas que tocaban la música, las calificaban como mucho más deseables para las citas que en la condición de control.

Los hombres calificaron los rostros objetivo en la condición musical como más deseables para una cita, pero atribuir la reproducción de música a los rostros objetivo no afectó a sus calificaciones de atractivo. Además, las mujeres declararon en mayor medida que los hombres «que estarían dispuestas a tener una aventura de una noche con la persona más atractiva mostrada en el experimento». No hubo diferencias entre los participantes masculinos y femeninos en cuanto a su disposición a entablar una relación a largo plazo con la persona más atractiva mostrada en el experimento.

Marin señaló que los resultados diferían un poco de un estudio anterior, publicado en 2017, que examinó si escuchar música influía en las calificaciones de atractivo facial y deseabilidad de citas.

«Nuestros resultados anteriores y actuales indicaron diferencias sorprendentes con respecto a los efectos de género observados», dice Marin. «En el estudio anterior, la música no estaba directamente relacionada con los estímulos faciales cuando los estímulos se presentaban uno tras otro. En este caso, la música sólo influyó significativamente en las mujeres a la hora de valorar rostros masculinos. La música no afectó significativamente a los hombres».

«En el estudio actual, dijimos a los participantes que la música la ponía la persona que aparecía en la fotografía (así se establecía un vínculo directo entre música y rostro). En el grupo de mujeres, observamos un efecto de la música en las puntuaciones de atractivo y deseabilidad de las citas. Este resultado para el grupo de hembras es similar al del estudio anterior. Sin embargo, el grupo masculino en el estudio actual también informó un aumento en la deseabilidad de citas después de la exposición a la música, mientras que el atractivo facial no se vio afectado.

«En resumen, estos hallazgos sugieren que las diferencias de género pueden depender del mecanismo subyacente de cómo la música afecta la percepción facial y la deseabilidad de citas en un contexto de apareamiento. Obtener una mejor comprensión de estas diferencias de género será un desafío para futuras investigaciones.»

Los resultados aportan tres conclusiones importantes: en primer lugar, cada vez se acumulan más pruebas empíricas a favor de la hipótesis de la selección sexual de Darwin sobre la musicalidad. Esto demuestra que las viejas teorías no deben descuidarse o incluso abandonarse en los debates académicos actuales sobre los orígenes de la música, a menos que prevalezcan pruebas en contra.

En segundo lugar, la musicalidad y haber escuchado música pueden influir en la percepción del atractivo de los rostros del sexo opuesto y la deseabilidad de citas principalmente entre las mujeres. Los varones parecen estar menos influenciados por la música cuando califican rostros femeninos.

Por último, en términos más generales, los resultados obtenidos en el laboratorio están en consonancia con muchos estudios previos sobre otros temas sociales que demuestran que la música puede ser capaz de influir en la forma en que percibimos y actuamos sobre los demás en el contexto social de la vida real.

El experimento supone una importante contribución a nuestra comprensión de los mecanismos psicológicos asociados a la musicalidad. Sin embargo, hay que señalar que el experimento se realizó con un grupo muy reducido de participantes y que éstos eran estudiantes universitarios, europeos y solteros. Los resultados obtenidos en personas de edades y entornos culturales diferentes, así como los estudios centrados en relaciones duraderas, podrían arrojar resultados distintos. Sin embargo, en el contexto de la teoría de Darwin, no se esperan grandes diferencias en cuanto al efecto general de la música sobre la elección de pareja.

«La música forma parte de todas las culturas humanas», añade el investigador. «Como psicólogos musicales, intentamos comprender mejor cómo afecta la música a nuestros sentimientos y pensamientos, así como a nuestro comportamiento. Nuestro campo de investigación sigue creciendo en todo el mundo».

Te puede interesar

Lo que no sabías del tomate: Se creyó que era venenoso y mataba a quien lo consumía

El tomate es uno de los alimentos más consumidos de la sociedad. Es el ingrediente perfecto para comerlo en crudo, mezclar en ensaladas, salsas de tomate, pastas, sopas e infinidad de recetas. Pero, ¿lo sabemos todo sobre el “oro rojo” que levanta pasiones entre los paladares de más de medio mundo? ¿Sabías que durante un tiempo se consideraba peligroso?

?w=1600&i=1675338082874

El gato imitador que copia lo que haces

Una gata de 11 años llamada Ebisu, es el primer gato doméstico (Felis catus), en demostrar que, al igual que los perros, también es capaz de imitar a la orden las acciones que realiza un humano.

educador-gatos-1

¿Y ahora qué hacemos con la propaganda?

Tal y como ocurrió con el cine, las instituciones no parecen dispuestas a intervenir en el sector de los medios digitales, incluso tras conocerse que algunas empresas han sido acusadas de haber permitido la difusión de campañas de manipulación capaces de influir en importantes eventos electorales.

publicidad-digital