Get it on Google Play

Cronos Mar del Plata

El clítoris de la mujer tiene más fibras nerviosas de las que se creía

El nervio que permite al clítoris humano detectar el tacto placentero contiene 10.000 fibras nerviosas, no 8.000, como se pensaba hasta ahora.

General Por: Nancy Maulin 04 de noviembre de 2022
el-punto-g-de-la-mujer-tiene-mas-fibras-nerviosas-las-que-se-pensaba-1082814

Hasta ahora se pensaba que el clítoris de la mujer poseía unas 8.000 fibras nerviosas, que son las que transmiten al cerebro información sobre el tacto, la presión y el dolor. El origen de esta cifra, aceptada de manera general es curioso y es que hace referencia al clítoris de una vaca, no de una mujer.

Resulta que el dato está sacado de un libro que se publicó en 1976 y que se titula The Clitoris. Los autores son el médico Thomas P. Lowry y su por entonces esposa Thea Snyder Lowry. Lo que hicieron Lowry y Snyder fue mencionar en la publicación un estudio que se había hecho sobre el clítoris de las vacas y extrapolar las conclusiones a las mujeres. Así, el clítoris de una vaca tendría 8.000 fibras nerviosas y lo mismo el de la mujer.

Ahora, un cirujano plástico especializado en cirugías de afirmación del género, el doctor Blaid Peters, que también imparte clases de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de de Salud y Ciencias de Oregón, ha empleado muestras del nervio dorsal de un clítoris humano y ha llegado a la conclusión de que este órgano, en las mujeres, posee más fibras nerviosas que el de la vaca, concretamente 10.000.

En la investigación, Peters y su equipo examinaron los dos nervios dorsales del clítoris, que son densos haces de fibras nerviosas que se encargan de transmitir las señales sensoriales del órgano al cerebro. Estos nervios se extienden a ambos lados del eje del clítoris y transmiten información sobre el tacto, la presión y el dolor, mientras que otros nervios se encargan de funciones como el tono muscular y el flujo sanguíneo.

Te puede interesar

¿Cómo se descubrió Antártida?

Los registros escritos sobre las historias de las personas que vivieron en estos campamentos son escasos. Sin embargo, los restos de objetos que usaron durante su tiempo de permanencia en las islas nos han acercado a su vida cotidiana en Antártida. Especialmente a las decisiones que tomaron en su día a día.

RP63NE56AREPRLCD75SKXGBU4Q
google-site-verification: google22201ec4643dd4b3.html